Inicio COLUMNAS HIDALGO, LA TRAGEDIA, IGUAL O PEOR QUE EN VERACRUZ